Un punto muy importante que los inversionistas extranjeros deben saber antes de invertir es conocer bien el lugar, porque las cosas aquí no funcionan como en Italia o en Europa en general.

Básicamente, los inversionistas extranjeros que planean invertir en la República Dominicana son de dos tipos, los primeros son los empresarios que desean invertir en los países en desarrollo para obtener un retorno de la inversión a corto plazo, con alto porcentaje, sin embargo, el segundo tipo son las personas que planean cambiar sus vidas y desean trasladarse a un país donde tener un pequeño negocio o realizar pequeñas inversiones, lo que les permite contar con ese respaldo para llevar una vida tranquila.

Aquí en la República Dominicana hay muchas oportunidades para la inversión, ya que carece de muchas cosas básicas primordiales y porque son muchos los inversionistas extranjeros que están invirtiendo en el país, para su beneficio personal y, en consecuencia, estan participando en la mejoría de la República Dominicana.

Tipos de inversiones

Muchos extranjeros siguen invirtiendo en el país construyendo centros comerciales, residencias, hoteles. El sector turístico es realmente lo más importante para el desarrollo de la isla, ya que cuenta con un clima envidiable (para aquellos que aman el sol y la playa).

Pero, por supuesto, también hay pequeños inversionistas, que quieren invertir sus ahorros aquí y trasladarse a la República Dominicana y tratar de tener una vida mejor.

Esta realidad está muy presente en la isla y, especialmente, sigue aumentando. De hecho, son siempre más los europeos,  que deciden dejar su país de origen, cambiar su vida y comenzar otra página con un poco del ahorro de sus vidas.

Tenemos varios ejemplos de los europeos que han decidido cambiar de vida. Tenemos personas de 30 años hasta personas de 50 años de edad, que quieren poner en práctica su idea de negocio para vivir en la isla, ya que no tienen dinero suficiente para poder vivir sin trabajar .

Las actividades más populares son restaurantes y locales nocturnos, pero otros han ofrecido sus conocimientos en otras actividades, como fontanero, electricista, carpintero, técnico e incluso la cría de cerdos y embutidos italianos.

¿Qué inversiones no se deben hacer?

Dicho esto, hay otra cara de la moneda, es decir, son muchos los europeos que vienen aquí llenos de orgullo y con la presunción de saberlo todo, como si fueran “los guardianes del conocimiento”. Bueno, esta gente son los primeros en fracasar y volver a casa con una “mano delante y otra detrás”. El motivo es creen que son superiores y que trabajando poco se puede hacer dinero (craso error), pasan los días bajo el sol y en la compañía de mujeres hermosas.

Es evidente que no funciona en absoluto así. En cualquier lugar del mundo, para ser capaces de construir algo, tenemos que invertir mucho esfuerzo, perseverancia y ganas de hacer las cosas bien para poder tener una inversión de éxito. Los dominicanos son personas alegres pero también tienen sus defectos. Muchos no están dispuestos a trabajar y cumplir con sus compromisos (obviamente no todos).

Otro punto a tener en cuenta, sobretodo para aquellos que deciden invertir en la República Dominicana, es prestar mucha atención en quién confía, debido a que los villanos están en todas partes, y les recuerdo que, tal vez, podría terminar su inversion quedándose con un puñado de arena, después de haber gastado 40 ó 50 mil euros. Por lo tanto, pongan mucha atención.