De repente, organizamos un viaje a la hermosa Samaná y luego  fuimos en catamarán a Cayo Levantado (una isla en la bahía de la península de Samaná).

Webcam Malecòn Samanà Webcam Puerto Bahia Samanà
Webcam Live Webcam Live

La hora de partida es a las 8 de la mañana para tomar la guagua (autobús pequeño) que nos llevará de Las Terrenas a Samaná. Después de aproximadamente una hora de camino entre las verdes colinas que separan las dos ciudades, llegamos a Samaná y bajamos en la terminal de la guagua, donde también se encuentra el mercado de la ciudad.

puerto samanàLa zona turística de Samaná mayormente es la parte frente al puerto, “Pueblo príncipe”. De hecho, nos dirigimos allá, donde hicimos una visita al centro comercial, diseñado con diseño inglés y frente al mar, para encontrar un hermoso recuerdo que llevar a casa. Después nos dirigimos a pie hacia las dos islas que hay enfrente de Samaná. Se puede llegar a ellas por un puente de unos 500 metros de largo.

Samaná y las islas conectadas por un puente

Llegamos media hora después a la zona del puente, pero antes de que comenzara la travesía, una mujer se sentía atraída por los hermosos collares de coral rojo y no resistiendo la tentación, comenzó a regatear el precio (terminó con un descuento de aproximadamente el 30% ). Luego comezamos a subir el puente, una agradable sensación, como si estuviéramos en medio del mar, suspendidos sobre el agua y a 1 km. de la ciudad.

puente en el mar en Samaná

Después de un paseo por la pequeña isla, hicimos una parada sentados a la sombra (pues hacía realmente calor). Tomamos el camino de regreso y esperamos en el puerto el catamarán, que nos iba a llevar a ver las ballenas jorobadas y la isla Cayo Levantado.

Samaná es un pueblo muy tranquilo que vive del turismo, por esta razón hay muchos dominicanos que trabajan en este campo. Digo esto porque cuando ven llegar a los turistas ven una ganancia posible y buscan nuevos clientes para hacer excursiones.

Samaná, Cayo Levantado y  las ballenas

Cuando llegamos al puerto, estábamos listos para comenzar la aventura en catamarán pero, por qué no decirlo, es un barco que sólo se mueve cuando hace viento. Nos trasladamos en él  para ver las ballenas.

playa cayo levantadoDespués de aproximadamente una hora de viaje, llegamos al punto exacto del paso de las ballenas. Estuvimos un tiempo para ver si veíamos algo, pero por desgracia no tuvimos suerte. A continuación, nos dirigimos hacia la isla de Cayo Levantado. Llegamos a la isla con el estómago muerto de hambre (casi las dos de la tarde) y la primera cosa que se nos ocurrió hacer es ir de inmediato al restaurante para calmar nuestro apetito. Optamos por comer pescado, arroz, pollo frito, habichuelas, ensalada, pan, fruta , postre, café y cerveza, en definitiva, la comida dominicana tradicional.

Después de terminar el almuerzo,  dimos el paseo de rigor por la isla y luego nos fuimos todos a tomar el sol y a hacer una siesta (no me gusta dormir al sol, así que fui directamente al bar de la playa, a tomarme un Cuba Libre). Luego me di un baño en el cristalino mar y después, todo el mundo fue al bar para celebrar el día con un poco de alcohol (en realidad, !muy poco alcohol!).

cayo levantado bar playaAhora eran las 5 p.m., hora de  volver a Samaná, así que todos a bordo y en marcha, pero como decía al principio, el catamarán no puede navegar sin viento y, simplemente, sucedió que de repente, en medio del mar, el viento desapareció. Durante unos 30 minutos nos quedamos a merced del mar (fue la oportunidad para darnos otro chapuzón en el agua). Por suerte, sopló un viento moderado y nos dio la oportunidad de regresar a puerto.

Una vez en Samaná nos fuimos a un bar y luego al casino para divertirnos durante una hora y con la ilusión de poder ganar algo. El resultado no fue malo, a pesar de perder cerca de 10 euros por persona.